Ultimando los detalles

Entre arreglar la habitación para el bebé, ir adquiriendo ropa (sin volverse muy loca que el embarazo es algo transitorio) y pensar en las cosas que nos deberíamos llevar al hospital, tanto para nosotras como para el bebé y bueno, para nuestra pareja, si realmente no queremos que tenga que salir mucho del hospital.

Y aunque, parezca mentira, nos plantamos en las semanas en las que el parto empieza a ser más que probable, ya que tanto se puede adelantar como retrasar. Vamos que todas tenemos la “fecha probable de parto” pero no esperéis que el bebé nazca ese día, pues solo lo hacen un 5% de los bebes y yo creo que por equivocación.

Lo normal es que el parto se produzca entre la semana 37 a la 42 cumplidas (si no se da un parto prematuro), así que por lo general y para que no te pille desprevenida yo te recomiendo que sobre la semana 35 tengas a punto la maleta para ir al hospital.

Las cosas que has de llevar cambian en función de si el hospital es de gestión pública o privada. En mi caso, nunca tuve dudas, a la pública, que, mientras siga existiendo en este país podemos decir muy alto que es la sanidad más completa con mejores profesionales, en la que (hablo por mi experiencia) ni a ti ni a tu bebé os va a faltar de nada.

Así que si optáis por la pública cosas como un camisón viejo para el momento del parto, pijamas para ti y tu bebé o pañales y compresas de maternidad durante tu estancia allí no te van a hacer falta, pues el hospital te lo proporcionará.

Ahora os contaré como me organicé yo, espero que os sirva y si veis que me dejé algo, por lo que pueda pasar, ¡completármelo!

Yo hice 2 bolsas.

La primera era una bolsa ligera pues cuando te ingresan bien sea porque el proceso del parto ha empezado, o como en mi caso, para inducírmelo, no sabes cuanto tiempo va a durar y puede que estés unas cuantas horas en la fase de borrado y dilatación, y lo primero que hacen al ingresarte es quitarte la ropa que llevas de calle y ponerte un camisón (en el caso de la privada te pones el camisón que llevas en tu bolsa) y a partir de ese momento tu acompañante arrastrará la bolsa allá por donde os vayan llevando, por ese motivo en esa bolsa llevaba:

  • una revista para mi y otra para mi pareja (que fue la persona que elegí como acompañante)
  • una baraja de cartas
  • una pequeña bolsa de aseo con toallitas, cepillo de dientes y pasta y un vaporizador con agua para refrescarme
  • mucho espacio libre para la ropa que me quité.

Esa fue la bolsa que gasté desde el momento que ingresé y empecé a dilatar hasta que me subieron a la habitación después del parto.

La otra bolsa si que era la que comúnmente llamamos “maleta para el hospital”, hay que pensar que si es un parto normal en 2 días estaremos fuera y si es cesárea en 3 o 4. Así que en esa maleta fue donde preparé las cosas para todos hasta el momento de salir del hospital:

Cosas que puse para mi:

  • Zapatillas para moverme por la habitación
  • 2-3 sujetadores de lactancia
  • Braguitas viejas y anchas
  • Compresas post-parto (para el momento de la salida, pues cuando te dan el alta puedes necesitar llevar encima)
  •  Discos de lactancia
  • Crema para los pezones (después de padecer de grietas recomiendo mucho “purelan” de medela)
  • Ropa para volver a casa.

Cosas que puse para mi pareja:

  • Cepillo de dientes y otras cosas de aseo, como gomina o las gafas y el bote para las lentillas.
  • ropa interior para 3 días
  • 3 camisetas de algodón
  • Un conjunto de ropa deportiva
  • Zapatillas para moverse por la habitación

Cosas para el bebé:

  • Arrullo
  • Un par de pañales, por si a la salida nos hubieran hecho falta
  • Toallitas
  • 2 monitos
  • 2 conjuntos para salir del hospital (uno era por si acaso le hubiera pasado algo a la primera opción)

Otras cosas:

  • cargador del móvil
  • cámara de fotos
  • Cartilla del embarazo, cosa muy importante, pues sin ella no te van a poder atender en el hospital, ya que ahí llevamos el seguimiento de todo el embarazo y dentro grapados los resultados de los últimos análisis, imprescindibles si te han de poner la epidural.

Tengo que decir que el momento de mi parto fue en verano, por lo que en una maleta pequeña (con ruedas, eso sí) lo pude meter todo, la verdad es que supongo que en invierno cambiará un poco más pero solo porque la ropa abulta más.

Una vez hecha la maleta, nosotros siempre la tuvimos en la puerta de casa y mientras esperábamos (cosa que hicimos bastante pues en la semana 42 mi pequeña seguía muy bien en la barriga y no tenía muchas ganas de salir) me dediqué a hacer los ejercicios de preparación al parto, los que sirven para facilitar la circulación y los respiratorios. A comer chocolate y a caminar muchísimo, para ver si así ayudaba un poco a que empezara el parto.

Pero como ya he dicho, en mi caso fue otra historia que contaré en otra entrada 😉

 

Imágenes para el recuerdo

Llegada la semana 31, es un buen momento para sacar imágenes para que recuerdes siempre el embarazo.

Hay distintas opciones para hacer, pero claro igual tienes que elegir pues, supongo que como todo, depende de tu presupuesto.

Empezaré por las imágenes de tu bebé, existe la posibilidad de hacerte la ecografía 4D, una ecografía que no entra dentro de las ecografías de diagnóstico (osea que no la cubre la seguridad social, ni se hace en los hospitales) pero en la que ya ves las expresiones de tu bebé unas pocas semanas antes de nacer, y la verdad es que ¡impresiona!.

Éstas ecografías emocionales se pueden hacer durante todo el embarazo, entre las semanas 18 a 22, será para que te digan el sexo del bebé y hasta la semana 31 (pues más adelante el bebé ya es demasiado grande y no se vería completo) verás todos los rasgos y sus expresiones dentro del vientre materno, dependiendo del sitio donde te lo hagan el precio varia, además también tienen ofertas con distintos paquetes de ecografías, pero vamos, la sesión viene a rondar los 90- 100€.

Os dejo el link de dos de los sitios donde se hacen estas ecografías en valencia:

http://www.ecobaby4d.es/

http://www.ecox4d.com/ecografias_3d_4d_bebes-precios.html

Pero si eres una madre paciente y puedes aguantar la espera, puedes optar por hacerte las fotos a la barriga por fuera, y ya que estás hacértelas de buena calidad, pues no se vosotras, pero yo eso de estar embarazada no es algo que piense estarlo muchas veces más.

Así que, nosotros optamos por hacernos una sesión de fotos de estudio, la cual nos hubiera costado 50€ por una hora y el retoque e impresión de 5 fotos (la sesión entera tenía un poco más de coste pero era factible) aunque nuestra fotógrafa tenía además unos paquetes “bebe chic” que nos interesó mucho más, puesto que durante el año le vamos a ir haciendo fotos a la niña y luego tendremos un cuadro de expresiones para la pared, un álbum y las 5 sesiones de fotos.

de la sesión de fotos en el embarazo

de la sesión de fotos en el embarazo

Bueno, estas son las imágenes para el recuerdo que podríais haceros sobre la semana 31, espero que os haya ayudado

¿y vosotras, cuál os haríais o os habéis hecho?

tic, tac, tic, tac…

Estamos en la recta final del año, y espero que de la redacción de ese tiempo, para mi, interminable, EL EMBARAZO.

Creo que he intentado recordar todo lo que me pasó, siempre teniendo claro, que en realidad fue un tiempo lento, pero maravilloso, sin demasiadas molestias, o al menos nada que no fuera normal.

Palabra que empezó a acompañarme en mi primera consulta a la matrona y que aún hoy, con mi niña de 5 meses, me sigue acompañando, pues, parece, ¡y menos mal! que todo lo que nos ha ido pasando es del todo normal, así que como soy un despiste (y más desde hace un año) yo me he ido apuntando dudas, algunas las he compartido y otras simplemente eran normales.

Para continuar, diré que, más o menos hacia la semana 30 la barriga ya es considerable, por lo que estar mucho tiempo en cualquier posición, comienza a ser complicado.

Así que imagínate esa mala costumbre que tenemos de dormir, entre que tienes que levantarte a hacer pis un trillón de veces, y que ya te puedes poner como quieras que estás incómoda, es misión imposible, por eso, yo harta de no poder dormir (y teniendo en cuenta que si no duermo no valgo nada de nada) me levanté y dije “¡a por el cojín de lactancia!” o churro como le bautizó mi pareja.

Se trata de un cojín que colocado bajo de tu barriga y entre las piernas te facilita mucho el sueño y aunque no hace falta que sea ese cojín, nosotros nos lo compramos para empezar a gastarlo en el embarazo y luego para dar de mamar a la pequeña o simplemente para dejarla sobre él cuando era muy pequeña y que no se moviera.

Y como nosotros somos bastante mirados con eso de la calidad-precio, dedicamos un día a ir a tiendas especializadas y otras grandes superficies de renombre. Así que puedo decir que están en las tiendas desde 60 a 120€, solo por comprar en un sitio u otro.

Por ese motivo y porque me parece que hoy en día es mejor comprar en el pequeño comercio diré que el que era de mejor calidad y a 50€ lo encontramos en “nano petano” tienda de Alboraia (Valencia). Creo que ya he hablado de esa tienda, enserio, no me llevo comisión, pero tiene de todo, el trato es genial y los precios son muy competitivos. ¡Ahí lo dejo!

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPor otra parte y para seguir con la semana 30 de embarazo, decir, que si todo ha ido bien, y no pasa nada, será sobre esta semana, que empecéis, tu y tu pareja, la preparación al parto.

Seguramente en tu centro de salud tendrás un taller al que acudir, sino pídele a la matrona consejo sobre donde se imparten, horarios y temas que van a tratar.

Reserva tu plaza, y acude cada día de clase con la persona que hayas elegido para que te acompañe en el momento del parto, pues el objetivo de estas sesiones es prepararos de un punto de vista psicológico y práctico para el momento del parto, y mucho más importante de la que se os viene encima a partir de ese momento, pues como dijo la matrona el primer día “el parto es un mero trámite, lo que interesa es la nueva familia que se forma en ese momento”.

Además las clases están llenas de padres primerizos, y compartir dudas y pensamientos ayuda bastante.

Os diré que en esas sesiones se tratan temas (muy ilustrados y completos) que van desde la concepción del embrión, el periodo de espera “embarazo”, las contracciones y el parto, la lactancia, la formación de la nueva familia y la incorporación al trabajo.

Y si tenéis suerte, también tendréis visitas de representantes de productos para el bebé, canastillas gratuitas y hasta puede que publicidad de la ecografía 4D y un sorteo de una sesión, como nos pasó a nosotros.

 

 

Y esperando, esperando…llega la recta final

Entre arreglos, citas con los distintos médicos, pensar e ir recopilando todo lo necesario…¡por fin llega el tercer trimestre! en la semana 28 entramos de lleno es esa recta final. En ese momento te parecerá que llevas una vida embarazada, pero ¡tranquila! el final llegará y ¡será genial!.

Para no pintarlo todo súper bonito, que en realidad si todo va bien, lo es. Tengo que decir que pueden aparecer algunas molestias, además de esos temores por el momento del parto que creo que todas arrastramos desde el principio, pero que en este punto empiezan a crecer, temores que empezaremos a entender y a compartir en las sesiones de preparación al parto, que empieza sobre la semana 30 y que no desaparecerán hasta que tengamos a nuestra criatura en nuestros brazos, yo como madre novata pero que ya ha pasado ese momento me sumo al “no os preocupéis, cada parto es distinto, la experiencia de las demás no nos vale y el dolor, ¡se olvida!”.

Bueno a lo que iba, algunos fastidios del tercer trimestre:

Podemos encontrarnos con la sensación de Ardor de estómago, que es una sensación de ardor que percibes detrás del esternón, algunas veces acompañada del sabor propio de las regurgitaciones y de acidez de estómago. Tranquilas que de esto el bebé ni se entera y ocurre por los altos niveles de progesterona propios del embarazo, que relajan los músculos y la válvula muscular situada entre el estómago y el esófago y por tanto los ácidos del estómago penetran en el esófago y algunas veces llegan a la boca. No sirve de nada que más adelante el útero empuje al estómago y lo desplace hacia arriba.

Para aliviarte el ardor, puedes:

  • Hacer varias comidas al día y comer despacio.
  • Evitar los alimentos con muchas especias o aliños, los fritos, los productos grasos, el chocolate, el café, las bebidas con gas, la menta y la hierbabuena y cualquier cosa con  muchos aditivos químicos (vamos dieta sana y pasando del allioli)
  • No te pongas nada que oprima tu barriga.
  • No te dobles en el sofá para no aplastar la barriga, e inclínate flexionando las rodillas para coger las cosas del suelo.
  • Si tumbada notas más ardor, prueba a elevar la cabeza al menos 15cm con almohadas.
  • Intenta no engordar demasiado.
  • No fumes (no deberías fumar jamás, pero menos embarazada)
  • Prueba alimentos como la leche y el yogur, que ayudan a neutralizar el ácido del estómago.
  • Si nada de esto te sirve, pide al médico algún antiácido que puedas tomar durante el embarazo (evita los preparados con sodio o bicarbonato sódico)

Otra molestia que puede aparecer es el Dolor de espalda. Ocurre porque la progesterona y la relaxina relajan los ligamentos y las articulaciones de la columna vertebral y alrededor de la pelvis. Esto prepara las cosas para el parto, pero dificulta la adopción de una buena postura, sobre todo cuando el peso del bebé presiona sobre la parte inferior de la espalda, debilita los músculos del abdomen y empuja la columna hacia delante.

Los dolores lumbar y de piernas pueden deberse a la presión del útero creciente sobre el nervio ciático. Estas molestias pueden desaparecer cuando el bebé cambia de posición. Si son muy fuertes tendrás que permanecer en la cama durante un periodo largo y eso no es tan divertido.

Cosas que puedes hacer para aliviar ese dolor:

  • No estar ni mucho rato sentada ni de pie. Cuando estés de pie, bascula la pelvis hacia delante para meter un poco el culo y echa los hombros hacia atrás. Sentada, apóyate bien en el respaldo y pon las piernas sobre otra silla, si dispones de ella.
  • Haz los estiramientos que te recomiende tu fisioterapeuta.
  • Lleva zapato plano y bien sujetos.
  • Evita los movimientos de giro.
  • Para llevar cosas al suelo, flexiona las rodillas.
  • Visita a un fisioterapeuta, esto si no lo tienes durante el embarazo, es el momento de conseguir uno, y si puedes que sea también osteópata, pues existen tratamientos de liberación de la pelvis y de hormonas que hacen en las últimas semanas de embarazo, que ya os digo que funcionan.
  • Date baños relajantes.

Otro problemilla que aparece, pero tranquilas, es totalmente normal, es la Inflamación y retención de líquidos.

Suele ser más marcada en los dedos, piernas, tobillos y pies, se produce porque el cuerpo retiene más líquidos durante el embarazo.

Parte de esa inflamación y retención es normal y no causa más que una ligera molestia. No obstante, si te sientes excesivamente hinchada durante más de 24 horas seguidas, debes consultar con el obstetra. Puede ser algo normal, pero también un indicio de preeclampsia.

Todo eso sucede porque los cambios hormonales pueden provocar que los riñones no eliminen el sodio, lo que produce la retención de líquidos. Así hay más líquido en el cuerpo para mantener el nivel de líquido amniótico e incrementar la proporción de agua de la sangre, algo que ayuda a los riñones a eliminar los residuos.

El tiempo cálido, estar mucho tiempo de pie o sentada y la hipertensión, son las causas más comunes de la inflamación. También es más frecuente al final del día, porque el líquido se va depositando en los tobillos y los pies (culpa de la gravedad).

Por las mañanas notarás más inflamación los párpados y en la mandíbula. Y todos éstos síntomas, son mucho más probables si tienes sobrepeso o un embarazo múltiple.

Cosas que hacer para combatir esto:

  • Siéntate con as piernas elevadas a una altura que forme un ángulo mayor de 90º con el suelo; o mejor, túmbate sobre el costado izquierdo o boca arriba apoyándote en un almohadón para que la espalda esté inclinada 10º como mínimo.
  • Ponte calzado cómodo.
  • Evita calcetines o medias con topes elásticos.
  • Come sin sal.
  • Bebe mucha agua para eliminar residuos.
  • Si se te hinchan los dedos, sácate los anillos antes de que te aprieten mucho.

Existen otras pruebas posibles que te pueden hacer como la de la diabetes gestacional, el estreptococo del grupo B (GBS) o la de la anemia.

Todo este post lo publico con mis anotaciones y con la ayuda del libro “embarazada” de Kaz Cooke, que yo todas las cosas como lo dicen los médico no las se.