De fiesta en fiesta… y yo opto por el DIY hecho con mucho amor

No se si es siempre igual, pero de un tiempo a esta parte he visto que entre noticia fatídica para toda la sociedad y medidas para estrangularnos a todos, parece que solo nos calmamos con la sonrisa que dan las fiestas.

De hecho, puestos a festejar, creo que nos da igual que sean fiestas típicas, importadas o ¡yo que sé! solo creo que si lo decimos en inglés y tiene un aire ciertamente “made in USA” ¡pues se celebra! (vease halloween)

Que yo no digo que celebrar no esté bien, y más si tienes unas criaturas a las que realmente no debería importar la miseria o lo hundido que esté todo, ellos se merecen sonreir.

¿Pero sonreir a base de regalos, o de pensar que consumir es lo mejor?

Digo todo esto porque realmente me siento bombardeada.

Desde, prácticamente final de verano, con la “vuelta al cole” en la que además de ropa y libros para ese año, parece necesario renovar todo el material (libretas, lápices, rotuladores, colores…) porque los del curso pasado parece que ya no sirven para nada, aunque no estén ni a mitad uso, por supuesto.

Pero que, aquí pasa rápido porque claro viene el día grande del País Valencià, el 9 d’octubre, fiesta típica de mi tierra y que por cierto me encanta, pero que no me da tiempo a saborear, porque aunque tenemos tradiciones típicas para la siguiente fiesta popular, parece que la sociedad ha decidido instaurar esa fiesta muy conocida por todos que viene del nuevo continente, si, hablo de Halloween.

Vale, entiendo que necesitamos ver a nuestros pequeños (y a los que ya no lo son tanto) disfrazados de mostruitos, brujas y demás seres “no muertos”.

Pero es que justo al día siguiente ¡EMPEZAMOS CON LA CAMPAÑA DE NAVIDAD! ese tiempo cargado de tradiciones y de paz y amor… campaña que, por cierto, hace un alto, porque ya va instaurándose la llamada BLACK FRIDAY, que tiene un gran sentido en Estados Unidos, porque es justo el viernes después de su fiesta de Acción de Gracias y los comercios de allí aprovechan que es un día de fiesta para incentivar las compras con buenos descuentos.

Que digo yo, si poco después aquí hay ya un puente típico y de carácter nacional (me refiero al puente de la Constitución) ¿porque no adaptar esas grandes ofertas a días señalados por aquí? ¿nadie lo ha pensado? ¿o es que nos quieren ver a todos dando las gracias por la victoria de los colonos sobre los indios americanos? personalmente creo que nos falta mucho nivel de inglés para hacer un THANKS GIVING con solera y entusiasmo.

Vamos que me encantan las fiestas, pero no me gusta que me bombardeen y que intenten crear una necesidad de consumo que ni necesito ni puedo asumir.

Ahora por supuesto estamos en ese momento “San Valentinero” tan nuestro.

Esa fiesta, que cuando preguntaba por ella en mi casa, siempre me contestaban: “eso es un invento del Corte Inglés para que compremos”.

De hecho en casa el día de los enamorados es el 9 d’Octubre.

Pero como me gustan mucho los detalles entre la pareja he propuesto una cosa, vamos a hacernos regalos todos los días. A mi me sobra con un beso, un abrazo, una nota en la nevera o un dibujo de mi niña, que aunque sean cuatro rallas se que están hechas con mucho amor.

Por eso San Valentín será un día más, un día en el que si hay un regalo o una cena en pareja será porque lo merecemos… y por supuesto un regalo hecho a mano 😉

Desde aquí digo, sobre todo a esas grandes superficies, me gusta que se incentive la economía del País, pero no creo que la mejor manera sea creando una necesidad consumista y menos en un momento en el que desgraciadamente muchas personas si consumen son cosas de primerísima necesidad.

Cuando consumo, me gusta pensar que es porque me apetece, y últimamente es un consumo muy meditado, realizado con esfuerzo, con mucho cariño y siempre intentando hacerlo en esas pequeñas tiendas de mi pueblo.

Porque si he de incentivar algo ha de ser a ese pequeño comercio, nuestro PhotoGrid_1423499141384y luchador.

Sin más os dejo con un posible regalo para San Valentín que todos podéis hacer con muy poco dinero pero con resultados espectaculares.

Un regalo para todo tipo de parejas, pues como es mi caso, lo personalizo.(la imagen son dos tazas que les regalé en Reyes a mis primas)

¡En definitiva un regalo DIY! o como decíamos antes de que todo en inglés sonara mejor… ¡un regalo HECHO A MANO! 😉

 

Queridos Reyes Magos…

Ha sido dejar las nuevas celebraciones de monstruitos varios (que por cierto nosotros no hemos celebrado) y llegarnos el primer catálogo de juguetes…

Claro la niña ya se entera de todo, ya quiere y de todo ha de saber el “porqué?”, ¿y que ha hecho? pues ojear rápidamente ese magnífico primer catálogo y pedir por esa boquita (no tiene una boquita muy grande pero ya va pidiendo ya)

Por eso hoy ha sido el día de explicarle que ella puede pedir, pero que se pide en la Carta a Sus Majestades Los Reyes de Oriente, y que ellos verán si se puede una u otra cosa, todo depende de ellos y del comportamiento de la pequeña.

Por eso, creo que ha empezado a hacer más caso y a decir “a nena buena”, ¡todo sea por dejar constancia de lo buena que es! por muchas gamberradas que planee 😀

Por fin este año me he convertido en una de “esas madres” de las que explican y tienen un arma para que la pequeña se porte mega-bien

(la risa que me equeridos reyes magosntra es de aquella manera)

 

Pero mi pregunta es, ¿no va a ser demasiado tiempo dos meses largos de espera para el momento Reyes?, personalmente creo que puede que si, puede que los padres, y más hoy en día, debamos planificar con un poco más de tiempo los regalitos de los peques, por eso de la planificación del gasto familiar, pero ¿es necesario que ellos empiecen a pedir y consumir YA?

Solo veo claramente y desde el lado de los padres (por primera vez) este complot consumista y lleno de tradiciones que ni siquiera lo son, no me entendáis mal, no hablo de la navidad, hablo de que llevamos inundados de cosas para el tan famoso Halloween desde hace un par de meses que enlaza directamente con muchos juguetes, fiestas navideñas, y un largo etc siempre basado en el consumo… no me extrañaría ver en unos días como nos invitan a celebrar el Día de Acción de Gracias (o Thanks Giving) ¡y ya estamos todos!

Termino diciendo que no soy de las que además se queja porque no le gustan las fiestas, NUNCA, ¡me encanta la navidad! me gusta disfrutar de momentos en familia, recuerdo como durante el puente de la Constitución (el 6 de diciembre) poníamos a punto la casa para poder decorarla con todos los adornos, diferentes cada año y por supuesto con una combinación temática (vamos ríete tu de pinterest teniendo a mi madre como cabeza pensante y combinante) con millones de adorno hechos por nosotras con materiales de lo más diversos (el ahora DIY pero en modo de aquí, del de toda la vida y en nuestro idioma).

Y si sigo recordando, recuerdo que siendo de familia de clase media, con todos los apuros que hubieran, el día de reyes era un día muy especial, con muchos regalos para todos y mucha ilusión.

Por eso yo creo en la planificación, para que mi niña disfrute igual que lo hice yo (o más) pero no creo en el bombardeo, de hecho este año he hecho un propósito, habrán más regalos hechos o terminados por nosotras y siempre que pueda compraremos en las tiendas del pueblo o a artesanos, pues igual con lo poquito que pueda aportar no solo mi familia tendrá ilusión.

comprar en pequeño comercio

Y vosotr@s, ¿que pensáis? ¿os planificais? ¿vuestros hijos piden desde ya sin esa preciosa “amenaza” del si no eres buena “na de na”? Y por supuesto ¿pensáis que es bueno comprar los regalos y todo lo que vayáis a consumir en estas fechas navideñas en grandes superficies o en pequeño comercio local o artesanos?

¡Espero vuestras aportaciones!