Todo el mundo sabe de todo, y opina…

Una de las cosas que al leerlas me sorprendió y pensé, “no será verdad”, es que TODO el mundo, hasta los que no han estado nunca embarazadados, saben del tema.

Y, claro, como saben, pues opinan y aconsejan. Por mi experiencia, aconsejo recibir los comentarios, y los que penséis que tienen fundamento aceptarlos, ¡el resto obviarlos! no por nada, sino porque cada una cuenta las cosas conforme le fueron o conforme se piensa que son, así que todo no tiene por que valer.

De todas maneras hay comentarios geniales, desde que saben que estas embarazada, puedes encontrarte con:

¿sabes que puedes saber el sexo del bebé dependiendo de lo mal que te encuentres o de “lo guapa” que estés, la intensidad del movimiento del bebé o de la forma de la barriga? sin olvidar la infalible tabla china, y cuando ya ha nacido puedes saber lo que tendrás después mirando en que lado de la cabeza tiene tu bebé el remolino (método cubano). En realidad, todos estos métodos tienen un 50% de acierto si no es niña, pues será niño, así que si por todos esos métodos te sale niña, no te vuelvas loca comprando vestiditos, pues igual fallan y sale un precioso hombretón.

¿por qué solo visitas a un obstetra/matrona? bueno, yo fui a los profesionales que me asignaron en la seguridad social, y pienso que lo hacen genial, en todo momento me he sentido bien cuidada e informada, ¿así que para que quiero pagar otra opinión?

¿vas a ponerte la epidural? Es una pregunta que te hacen desde muy temprano, y la verdad es que yo al principio no tenia ni idea de si utilizaría la epidural. Tengo que decir que no soy muy amiga del dolor intenso y seguido así que siempre me incliné por el parto con mucha epidural y después de tener las contracciones fuertes desde las 8 de la mañana hasta las 3 del medio día y el tema ir para largo, pues fue un parto inducido, digo ¡sí! a la epidural, por mucho efecto secundario que tenga.

¡ Tienes que evitar la episiotomía! primero diré que la episiotomía es un corte que te hacen en el periné para evitar el desgarro del ano, hace unos 20-30 años en España, al menos, ni se lo pensaban, llegabas al paritorio rasuraban y cuando era el momento de la expulsión corte y arreglado. Ahora, como todas las modas se han dado cuenta que no es necesario rasurar la zona y que además luego es más molesto, y que también solemos llevar la zona lista y sin demasiados pelos. Y que a veces el desgarro cura mucho más rápido que un corte, así que no siempre hacen la episiotomía. De todas maneras durante el parto puedes pedir lo que quieras, y el contacto con la matrona es muy directo, así que yo lo hablé con ella, y cuando vieron que había que hacerlo, pues lo hicieron, al fin y al cabo ellos son los profesionales.

¡Debes darle de mamar por encima de todas las cosas! bien, como me dijo la matrona, si quieres darle de mamar vas a poder, pero esta experiencia se merece una entrada así que ya os contaré mejor mi experiencia.

Hay más consejos, del tipo de a qué colegio debes llevarlo, qué actividades extraescolares debe hacer, cómo ponerle límites o si no es bueno ponerle límites, qué hay que hacer para que duerma toda la noche, cómo hacer para que coma, etc. etc.

La lista de consejos es interminable y habrán algunos que por tu forma de ser y pensar agradecerás y seguirás, y otros que ni siquiera recuerdes a los 3 segundos. Y si los consejos no deseados son muy insistentes, creo que lo mejor es agradecerlos, asentir, intentar cambiar de tema y olvidar todo lo más rápido posible.

Anuncios

¡Cántale desde el primer minuto!

Cuantas veces al decir que estaba embarazada me decían “¿pero le pones música?”, puede que sea uno de los consejos que más escuches pero ¿por qué? ¿que tendrá la música? .

Empezaré diciendo que si, le ponía música, y le cantaba, pues es parte de mi trabajo.

Como profesora de música que soy, no es que lo hiciera a propósito, sino que desde el primer minuto he estado escuchando mucha música y sobre todo cantando.

Ahora bien he de decir que además me dedicaba a cantarle a ella, pues desde la semana 20 del embarazo el oído está totalmente formado y ya escucha, aunque de forma muy atenuada, cosas como la voz de la madre, su corazón y todo lo que a una misma le envuelve.

Pienso que es algo genial, ella en el vientre reaccionaba, si le tranquilizaba paraba en su pataleo, si le emocionaba me lo hacía saber y ahora, si le canto una de esas canciones que le enseñé en la tripa parece que las recuerda.

Creo que es una estimulación fantástica para la inteligencia emocional del bebé, pues ya en tu vientre se siente querido y es un momento mágico que no debería perderse ninguna madre, pues fuera el bebé interactúa con todos pero en tu vientre es única la sensación e irrepetible.

Ahora bien, sé que no todo el mundo se atreve a cantarle o que no sabe muy bien que música ni como ponérsela. No es algo fácil, sobre todo si te da vergüenza.

Lo primero que os aconsejaría es que abandonéis toda la vergüenza pues vuestro bebé no os va a juzgar, solo se va a  sentir reconfortado por vuestra voz y el afecto, que seguro le mostráis con cada canción.

Así que no lo dudes y ¡canta!

Ese momento de esplendor

En todos los sitios lo dice, el segundo trimestre (desde la semana 15 a la 27) es el mejor, si has tenido náuseas se van pasando, empiezas a tener barriguita, pero no estás muy hinchada, la energía vuelve a ti y ya no te duermes por los rincones (en mi caso seguía teniendo sueño pero mucho menos que en el primer trimestre) y lo mejor de todo es que sobre la semana 20 empiezas a notar “las pataditas” es algo mágico, al principio solo para ti, es tu compañía, y en ese momento empiezas a sentir que realmente que estás embarazada.

durante un paseo en fallas y sujetándole al futuro papá el mojito.

Además si no lo han visto en la ecografía de la semana 12, si o si en la de la semana 20 te dicen (si lo quieres saber) el sexo del bebé.

Pero no todo tiene por que ser bueno, hay unos pequeños inconveniente, poco a poco empezamos a sudar un poco más, puede que tengamos muchos más mocos y por ello se nos tapone la nariz con facilidad y el tema de las secreciones vaginales se vuelve un tanto molesto.

Vamos que somos como bolsas que pierden fluidos, aunque nada que no se pueda arreglar con duchas diarias, muchos pañuelos y una buena higiene íntima.

Por otra parte, durante éste periodo, hemos de pensar en renovar el armario, mi consejo es que si es posible, no os arruinéis comprando ropa pre-mamá, a no ser que seáis una rica heredera  en cuyo caso, no se que hacéis leyendo estos consejos.

Lo mejor es que miréis si alguna amiga, anteriormente embarazada, tiene algo que os pueda servir y veáis que es algo que si os pondríais, ya que si no lo veis de vuestro estilo para tenerlo en el armario, no hace falta que os lo presten, y no abuséis mejor calidad que cantidad, pues no deja de ser una cosa PROVISIONAL.

Aunque si no os queda más remedio, tengo que decir que yo pasé con 2 o 3 vestiditos, unos cuantos leggins, 2 vaqueros de premamá (gran invento con esas preciosisimas gomas que sujetan la barriga fantásticamente) y un par de sueters. Además de alguna prenda un par de tallas más grandes que mi madre tenía en el armario, pues toda la ropa pre-mamá no llegó a ser de mi agrado, ya fuera por estampados, cortos demasiado cortos, o largos muy largos.

Más adelante y casi a punto de parir, me compré unas sandalias que me cupieran (pues los pies se hinchan que da gusto al final del embarazo) y que no fuesen de plástico fino para evitar los resbalones debido al sudor.

Otra de las cosas de las que te puedes ocupar en este trimestre es de la puesta apunto y decoración de la habitación del bebé, pero de ese tema hablaremos largo y tendido.

Si tienes sueño, ¡DUERME!

Quizá el mejor consejo que me dieron en el embarazo, o igual solo el que más me gustó, que cumplí a rajatabla y ahora a veces hasta añoro.

 

Si tienes sueño, ¡DUERME! Y es que en el primer trimestre (en semanas sería desde el primer día de la última regla hasta la semana 14 de embarazo) recuerdo que siempre tenía mucho sueño, era capaz de cenar y llegar al sofá ya dormida, parece ser que como todo es muy normal pero claro a mi me resultaba raro, y es que si, soy muy dormilona pero ¡no tanto! ese cansancio tan brutal dicen los libros que se debe a que el cuerpo de la mujer hace un sobre esfuerzo muy grande, ya que durante ese trimestre se forman todos los órganos vitales, y cuando termina el feto ya es un ser humano completo, solo que de unos 6-8 cm.

Después de este periodo, durante el segundo y el tercer trimestre, ya no es tan exagerado, de hecho en el segundo trimestre tienes un subidón de energía muy importante que luego disminuye bastante al final del tercer trimestre cuando ya con una tremenda barriga te cuesta dormir seguido pero de tan pesada que estas el cansancio se acusa bastante.

Tengo que decir que yo he tenido un embarazo muy bueno, teniendo solamente alguna pequeña molestia al principio, típicas náuseas y malestar y una pequeña infección de orina que, después de una visita a urgencias al hospital se fue en un par de días.

Aún así, y siendo todas las pruebas realizadas de resultado normal, una de las cosas que más me molestó, sobre todo cuando llegó la navidad, fue el no poder comer jamón pues no tenía las defensas contra la toxoplasmosis, y claro en navidad, al menos en mi casa, un plato que no falla es el del jamón serrano, que casualmente siempre caía delante de mi y claro querer comer y no poder es lo peor, de hecho seguramente si no me lo hubieran prohibido e muy probable que no me hubiese apetecido tanto.

Tengo que decir que no se puede comer jamón en crudo en caso de no tener las defensas contra la enfermedad, pero cocinado a más de 65ºC o congelado durante al menos 24h a -20ºC si que se puede, aunque ya no es lo mismo, por eso decidí que como capricho el día que naciera la nena yo quería un bocata de jamón (que como dije mucho no me faltó para nada, de hecho tuve 3)

Y después de esa experiencia, pienso que todas deberíamos pensar en algún capricho para que nos traigan al hospital pues después del parto pasas de ser la reina de la casa a un segundo plano siempre por debajo de la pequeña criatura, en cuanto al padre, él ya está en un segundo plano en el embarazo, así que luego pasa a un tercer plano muy lejano, pero muy importante siempre para la madre y esa nueva familia que se está creando, pues es el apoyo, la ayuda, el seguro, que se encarga de que todo vaya bien.

Vamos el motor sin el que este nuevo núcleo que, para mi se empieza a formar en el embarazo, nada funcionaria igual de bien.

Confirmado, y ahora, ¿A quien se lo digo?

Personalmente una vez la matrona me abrió el historial, hasta el fin del embarazo… tuve que hacerme con una agenda para apuntarme la cantidad de visitas a médicos que tendría a partir de entonces.

La primera visita al obstetra durante la semana 8, sirvió para confirmar que el corazón latía bien, y de ese modo confirmar que el embarazo  y el feto eran viables, pero claro, según todos los estudios médicos, el primer trimestre es bastante inestable y existe un gran riesgo de aborto, por ese motivo aconsejan ser prudente a la hora de anunciarlo, prudencia bastante incompatible con las ganas que creo tenemos todas en contar a todo el mundo la buena nueva.

Entonces dices, “¡fijo que se dan cuenta, si ya no me caben los vaqueros! ¡y no veas las tetas, si se han puesto enormes!”,(pues he de decir, que sin haber engordado más de 400gr en el primer mes, a mi los vaqueros me dejaron de servir el primer mes y medio, y cualquier cosa que me apretara la tripa fue desechada hasta la recuperación, así como TODOS los sujetadores que tenia, que se quedaron pequeños enseguida) ¡pero NO!, esos cambios solo los notas tu y igual la gente también pero por prudencia supongo no te preguntan, así pues, nosotros decidimos contárselo en ese momento a la familia y amigos más cercanos, pues si algo no salía bien, sería más fácil de explicar y no tendríamos que estar dando razones a TODO EL MUNDO.

En ese momento además empezamos a buscar alguna lectura que nos fuera informando de todo el proceso, tengo que decir que hoy en día es muy fácil encontrar información detallada en Internet, pero claro, tanta información a veces satura, por eso de este medio a no ser que tuviera alguna pregunta concreta y muy lejana la visita a la matrona me decidí por leer la agenda del embarazo de la web “http://www.mibebeyyo.com/secciones-practicas/agenda-embarazo“, a seguir en twitter a @sacaleches y sobre todo a leer distintos libros sobre el tema, siendo “EMBARAZADA, la guía indispensable para madres primerizas” de Kaz Cooke, mi libro de cabecera, pues escribe de forma muy amena lo que le pasa y completa cada semana con información médica, además de dos libros que me prestaron mucho más enciclopédicos, uno con preguntas frecuentes y respuestas médicas y el otro con muchas imágenes.

Todas las lecturas las completé con un álbum del embarazo, donde semana a semana fui escribiendo lo que me pasaba y poder así  guardar para siempre todos los momentos importantes de éste embarazo. Cosa que ahora me sirve además para escribir este blog.

 

La interviu más completa que me han hecho JAMÁS!

He de empezar diciendo que todo lo que voy a contar a partir de ahora es simplemente mi experiencia, que es personal y distinta en cada mujer, e incluso distinta en cuanto a embarazos sucesivos en la misma mujer, por tanto son solo impresiones y vivencias.

Semana 6 de embarazo y primera visita a la matrona.

Para empezar, me enseñó a contar el periodo del embarazo, pues como persona no letrada en estas cosas pensaba que esto iba por meses y que llegaban hasta 9…¡PERO NO!

Los embarazos se cuentan en semanas, son 40, en un embarazo normal, aunque, entre la semana 38 y la 42 se puede producir el parto y no ser considerado prematuro. Y todo empieza a contar desde la fecha de la última regla.

Bueno, llegas a la matrona por primera vez y recuerdo que la cabeza estaba en todos los sitios y supuestos del mundo, muchas preguntas que hacer y poca memoria (pues un síntoma del embarazo es que la memoria se esfuma, y tranquilas, después del parto tampoco vuelve, así que… lápiz y papel). Así comienza la entrevista más completa que jamás me hayan hecho:

 empiezan por lo básico:

  • Nombre, edad,

Continua con algo más personal:

  • profesión,sueldo, aficiones y adicciones que tengas, si el embarazo es deseado y sino que método anticonceptivo ha fallado, estado civil, y en caso de tener pareja, todo sobre la misma.

control médico:

  • Peso, estatura y enfermedades hereditarias, si tendría a mi bebé en un hospital público o privado y si pensaba dar pecho al bebé.

luego ya, ruegos, preguntas y dudas en general.

Tengo que decir en ese momento mi principal duda era “¿y si algo sale mal?” y “¡soy muy joven!”, a lo que mi matrona me dijo, sobre la edad NO TE PREOCUPES, estás en la edad perfecta, de hecho de los 20 a los 30 es cuando todas deberíamos ser madres por primera vez, pero esta sociedad hace que retrasemos mucho la edad para tener el primer hijo siendo eso mucho peor para la salud de la madre y del feto.  Así que no me llamó vieja, pero quitó de mi cabeza eso de “si soy si soy súper joven!”.  A lo de ¿y si viene mal?, me dijo… todo puede pasar, pero de eso no te preocupes que ahora la ciencia está muy avanzada y las madres en su inmensa mayoría sobreviven al parto y muy raros son los casos de los niños que vienen mal.

En fin, me fui de allí con la sensación de que todo iría bien, que estaba en buenas manos, con una agenda del embarazo que me acompañaría durante todo el tiempo, un montón de libros que la Generalitat editó en su momento para informar a las embarazadas sobre cosas como:  la matrona, el embarazo y el parto, una suscripción a una revista de bebés, una cita para analíticas, dos peticiones de ecografías (la primera en la semana 12 y la segunda en la semana 20) y por supuesto la cita para el mes siguiente…

Todo tiene un principio…

Hace prácticamente un año, me enteré de la noticia que cambiaría mi vida para siempre,¡ERA POSITIVO!

En ese momento, la verdad, no supe que pensar, no quería tener que decidir sobre una cosa así. Con 25 años casi recién estrenados, no se, supongo que me veía muy joven y con demasiadas dudas, sobre todo de si sería capaz de llevar adelante todo lo que se me venía encima.

Mi pareja, sin embargo, lo tuvo muy claro desde el principio, aunque me dejó la decisión final a mi, siempre me ha apoyado en todo y creo que ha sido el mejor aliado, cuidándome a mi y a la pequeña como verdaderas princesas.

Después de una meditación a conciencia y una visita a la matrona, es lo primero que hay que hacer en cuanto te enteras del embarazo, pedir cita para la matrona para abrir el expediente, teniendo la primera visita entre la semana 6 o la 7.

Lo tuve claro, SEGUIRÍAMOS ADELANTE.

Ahora, con un año de distancia y con muchos papeles que ordenar, he decidido crear este blog, pues igual mi experiencia le puede venir bien a alguien y a mi me va a servir para recordarlo todo y poner algo de orden en mis cosas…