El fin de la Operación Chupete

¡No podía dejar esta operación sin un desenlace favorable! y es que lo planteamos, lo intentamos y fracasamos

El chupete pasó de ser un utensilio, a intentar quitárselo y pasar a ser el objeto más codiciado y amado de nuestra petarda.

Tanto fue así que no pudimos quitárselo poco a poco, el típico “chupete solo para dormir”, ni ella se convenció para tirarlo/ donarlo al bucólico “árbol de los chupetes“, vamos era oír hablar de dejar el chupete en casa y entrarle un pedazo de mono con su consecuente escándalo que nos hacía parecer el lobo feroz del cuento.

Así que desistimos, dijimos que “en otro momento mejor” y pasamos de toda operación, recomendada o no por la pediatra.

Pero aquí una mamá incansable, decidió que el día de su cumple, que lo celebramos en casa del abu, con toda la familia y mucho ajetreo si ella se despegaba del chupete ¡ERA EL MOMENTO! ¡NO LO VOLVERÍA A VER!

Y así fue, después de todo el día de fiesta, llegó la noche y con ella nuestra petarda empezó a demandar ese artilugio del demonio, ¡pero papá no sabía donde estaba y mamá tampoco!

Le explicamos que igual con las prisas algún primo despistado o amigo gracioso se lo habría llevado a casa y que como estábamos en casa del abu, en la montaña, pues que no podíamos comprar otro chupete.

Fue una noche diabólica, no os voy a mentir, la niña no sabía como conciliar el sueño, y eso que estaba muy cansada reventada.

Muchos lloros y hasta alguna súplica de superpapá (que no atendí pues si no me mantenía firme no le cambiaría el hábito del chupete) al final durmió unas horas (suficientes para una niña con mono)

Al día siguiente volvimos a casa, y claro ella sabía que los súper mercados tienen muchos chupetes y que alguno podía ser su nuevo tesoro.

Y como es una mujer con memoria, en su idioma (chiquitistaní avanzado) nos dijo: “ahí hay pupos!”

Pero yo le contesté, a la vuelta de la compra, “cariño lo he intentado, pero ¡NO HAY NI UN SOLO CHUPETE PARA NIÑAS TAN MAYORES! ¡NO LOS FABRICAN!”

No se como, pero se convenció, debió pensar, “vaya me he hecho muy mayor”, y en su fuero interno maldijo a esos fabricantes que no pensaban en sus necesidades.

Fueron 2 o 3 noches más moviditas, pero al fin se acostumbró.

¡LE QUITAMOS DEFINITIVAMENTE EL CHUPETE.

No volvió a pedir el pupo y nosotros establecimos una nueva rutina para ir a dormir:

  1. cena
  2. limpieza de dientes
  3. canciones a demanda y las veces necesarias
  4. cuentos preferidos
  5. si no se ha dormido vuelta a las canciones
  6. … todas las noches esperamos que en este punto ya esté durmiendo profundamente, pero sino, ¡relevo de progenitor por favor!

Como anécdota, a los pocos días de haber superado ¡la operación chupete! nos cruzamos con una niña, que por altura tendría un año más que la petarda, y lucía un precioso chupete… la petarda la señaló y nos miró, dijo “a nena duu pupo” además en su cara se vio la pequeña indignación de saberse más pequeña que la niña con su chupete.

Así que nos reímos, ella no tanto, y seguimos hacia delante obviando su observación.

No sabéis las ganas que tenía de tener una operación menos que controlar y pasada con éxito.

Espero poder contar próximamente algo parecido con el paquete… no nos va muy bien la verdad… y me empiezo a estresar con eso de “date prisa que se lo has de quitar antes de que acabe el verano” pero es que la niña tiene 26 meses, pide hacer pipi, pero no siempre, y si se moja creo que le va hasta bien porque se refresca (y no veas el calor que está haciendo por estas tierras).

En resumen, no está preparada para quitarle el paquete… ¡próximamente!

 

 

Anuncios

6 comentarios en “El fin de la Operación Chupete

    • Si, claro! Darle tiempo es lo mejor
      Lo que nos pasaba a nosotros era que pasó de no gastarlo más que para dormir a no poder vivir sin el… así que lo extraviamos, pues la pediatra nos lo recomendó porque le estaba empezando a deformar la boca 😦
      Pero cada niño es un mundo y tiene sus tiempos 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s