Adiós Chupete: historias para no dormir

Creo que los niños “huelen el miedo“.

Me explicaré, hará cosa de un mes, más o menos, decidimos que era hora de empezar con la “Operación Chupete”.

Era el momento, la pediatra nos dijo…. “ir quitándole el pupo que empieza a ser malo para su boquita” y claro, después de informarme y observar a la niña que solo quería el pupo para dormir o calmarse después de un sofoquito, dije… ¡vamos a ello!

Pensé (tonta de mi) que sería fácil, se lo explicamos, buscamos un árbol en el parque y ¡ADIÓS CHUPETE!.

Así que ya me veis a mi consensuando en familia (superpapá y yo poniéndonos de acuerdo y comunicando a todos que era momento de quitarle el pupo) y acto seguido, ¡a explicárselo a la niña!.

Ella, que es re-lista (madre caldosa al habla) nos dijo que “iiiiii, pupo, caca”.

Y yo, convencida que era la más locuaz de todas las madres del mundo mudial, pensé, “ale a hacer fuerza y pregón en el pueblo a ver si me van habilitando ya ese maravilloso árbol de los chupetes”.

Pero mi pequeña tenía otros planes, se ve que lo consultó con su almohada y pensó… de “pupo caca NADA, ¡pupo mola y ahora más que nunca!”, total que desde ese momento no podemos hacer nada sin el pupo por si acaso desaparece, LO AMA, y lo pide a todas horas aunque sea solo para llevarlo en la mano y decir “a nena pupo, a nena chicoteta* (pequeñita*)”

Así que de momento, “Operación chupete” aparcada, seguiré observando y a ver si algún día accede a desprenderse del invento ese que nos evita llantos y que nos viene tan bien, pero que la pediatra ha dicho que es malo-malísimo.

¿Y vosotr@s como llevasteis la “opercación chupete”?

Espero ansiosa vuestros consejos 😉

Un besito

Madre novata abortando misión “adiós chupete”!

Anuncios

7 comentarios en “Adiós Chupete: historias para no dormir

  1. En mi caso, tengo dos niños. Cuando Alejandra tenía dos años y medio y Diego uno y medio decidimos dejarselos a los reyes magos, porque asi nos dejarían un monton de regalos a cambio.
    Diego era muy pequeño para entender esto claro, pero Alejandra por un regalo daba los chupetes y lo que hiciera falta, aunque luego pasó un par de noches malas y se metia los dedos en la boca. El pequeño nada de nada. Osea que por mi experiencia creo que cuanto antes se quita menos lo añoran.

    • Anda! Mi niña también se llama Alexandra!
      Y ahora que lo dices, si no tiene su amado pupo se mete la mano entera en la boca… aissss y es que queda tanto para reyes!
      Muchas gracias por tu experiencia!
      A ver como va! 😉
      Un besito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s