Grandes cambios después del parto, vol I: “los cambios en tu cuerpo”

Después de 40 semanas aproximadamente esperando, estaba claro que el fin no era el parto, todo lo contrario, lo que marca es el principio.

Como mamá, puede que no tengas ninguna sensación, creo que no es imprescindible sentir ese gran apego por la criatura que acabas de conocer ni sentirte, de repente, como una gran madraza. Eso ocurre, pero no siempre, y no debe preocuparte, el sentimiento maternal tarde o temprano hará su aparición y será maravilloso.

Como persona, piensa que el parto te ha sucedido a ti, así que lo del puerperio también te va a pasar a ti.

Como cada parto, cada recuperación es distinta, supongo, lo que os puedo contar es que el cuerpo vuelve en unos 40 días al estado anterior al embarazo, por lo que tenemos unos días (entre 2 y 6 semanas) unas hemorragias bastante abundantes, (loquios) que no es más que sangre, moco y tejidos del útero.

Al principio es como tener la regla, con algunos coágulos, yo me maravillé al verlos pues me parecieron ¡enormes!. Después cambia a un color rosado o marrón y termina como una sustancia blanca o amarillenta.

Mi consejo es que lleves siempre compresas especiales para después del parto, pues son mas gruesas y amortiguan los movimientos que puedas hacer, cosa que te vendrá bien, pues seguro que si el parto ha sido vaginal lo necesitarás.

Además puedes tener “Dolores postparto” o entuertos, que suelen ocurrir días después de haber dado a luz, si te han puesto la epidural, igual aparecen más tarde pues sus efectos pueden amortiguarlos.

Y pueden ser más comunes durante el momento de amamantamiento, pues la succión del niño hace que  segreguemos oxitocina lo que hace que la contracción del útero sea más rápida,y eso puede resultar molesto.

Pero no os preocupéis, si sentís que el dolor es insoportable, las enfermeras tienen paracetamol y nolotil para aburrir y hacer que no sientas esos dolores tan fuertes.

También pueden aparecer las Hemorroides y el estreñimiento.

El parto puede producirte hemorroides, es decir, varices en la región del ano. Intenta no frotarte mucho al limpiarte aunque estés estreñida, pues las hemorroides empeorarán, si tienes problemas con ellas lo mejor es ponerse cubitos de hielo para desinflamar.

También necesitarás una dieta alta en fibra y poder evitar así el estreñimiento.

Por último, puede que sientas algún grado de incomodidad en la zona perineal, como dicen los médicos, después de un parto vaginal. Que puede oscilar entre lo leve y lo insoportable, así que puede que necesites tomar algún analgésico.

Y si has tenido desgarros o te han hecho una episiotomía, en el hospital te indicarán como debes cuidarte la zona de puntos para que cicatrice bien, así como revisártelo con regularidad por si se infectara, pero vamos que lo único que has de hacer es limpiar la zona con agua y jabón y mantenerla lo más limpia posible.

He de decir, que aunque tu cuerpo realmente esté hecho un verdadero asco, tu cabeza está más en el tema del cuidado del bebé y claro la atención de las visitas, así como la formación de ese nuevo núcleo que ahora se llamará “familia”.

Por ese motivo, y porque el tema lo merece he dividido los cambios en 3 volúmenes.

¡hasta la próxima entrada!

Después de 17 horas de parto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s