Ahora que puedes, arréglate, sal y vive la vida

Durante el primer trimestre, casi no eres consciente del embarazo, aunque puedes tener esas molestias, totalmente normales y decidir que tu vida social ha de quedar en un segundo plano.

Pero a partir de la semana 15, que todo ese malestar empieza a desaparecer y tienes ese subidón de energía, mi consejo es que te arregles siempre que puedas, y que llenes tu agenda de eventos sociales, pues a partir del día en que tengas a tu bebé en tus brazos, tus prioridades serán otras. Arreglarte pasará a un segundo o tercer plano, y si le das pecho, muchas veces te sentirás un brick de leche y punto.

Por ese motivo, tanto tú como tu pareja, creo que deberíais pasar tiempo con amigos, y ya de paso, dedicarles una foto, pues pasará tiempo hasta que os volváis a ver con tranquilidad.

Para una misma, creo que con tanto cambio, y aunque todo el mundo te diga que estas guapísima,a ti no te lo va a parecer, por eso es bonito que te mimes, y si lo crees necesario explícale a tu pareja lo que sientes y que él te dé todos los ánimos del mundo.

Por último, y ya más cerca del día del parto, yo aconsejo ese último corte de pelo, y así ya estarás lista para no pisar una peluquería en un tiempo, el justo para acoplarte a tu nueva vida.

Y mientras no dejas de lado tu vida social, también puedes ir pensando en cosas como la preparación al parto, cosa que seguramente en tu centro de salud lo tengan organizado, y sueles empezar a asistir a partir de la semana 30, aunque si tienes muchas dudas, siempre puedes pedirle a tu matrona que te deje ir unas cuantas semanas antes.

El objetivo de estas sesiones es prepararnos a nosotras y a nuestra pareja (o la persona de apoyo que hayas elegido) para el parto desde un punto de vista psicológico y práctico, se tratan temas tan diversos que van desde la concepción del bebé, pasando por el parto (cosa que de normal es lo que más nos preocupa, pero que es, según mi matrona, un mero trámite y tan distinto como mujeres hay en el mundo) hablando también de la lactancia,  los primeros días en casa, y la reincorporación a la vida laboral.  Y en la parte práctica, además de compartir dudas, se suelen hacer ejercicios de respiración, estiramientos y relajación, muy apto todo para ese momento que nos aterra, el parto.

Yo ahora con la perspectiva del tiempo, os tengo que confesar, que en el momento solo pensaba en el parto, pero ahora le doy TODA la razón a mi matrona y pienso que sólo es un trámite que marca un punto de partida a muchas dudas, un sinfín de problemas (solucionables todos),  un mundo nuevo y distinto a cada momento.

 

Anuncios

2 comentarios en “Ahora que puedes, arréglate, sal y vive la vida

  1. Estoy totalmente

    Totalmente de acuerdo, pero insisto en que una mujer debe siempre de dedicarse tiempo para arreglarse, relajarse y sentirse bien, pues tienes un bebé estupendo que te llena de satisfacción, orgullo y ese sentimiento de ternura maternal, pero no debemos descuidarnos y buscar tiempo para todo.

    • no claro, no hay que descuidarse, pero sobre todo al principio se hace dificil…que eso de ducharse con la cabeza prácticamente fuera por si pasa algo…o darse mucha prisa en vestirse pues te reclaman para dar teta…los primeros dias está a la orden del dia! 😀 un poco después todo se controla y volvemos a la coquetería!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s